Calle Costa Rica 8, 3º B, 28016 Madrid
606 132 376
91 457 04 75

La imagen que el espejo nos devuelve

espejoModelar el cuerpo para embellecerlo puede ser psicológicamente beneficioso para algunos. No obstante, la cirugía plástica, tal como frecuentemente es presentada en los medios de comunicación, puede crear la ilusión de que se pueden fabricar hombres y mujeres perfectos, de que se puede reemplazar el cuerpo recibido por el cuerpo elegido.

Algunas personas que deciden someterse al bisturí tienen una profunda insatisfacción con su imagen corporal. La imagen que devuelve el espejo está impregnada de las experiencias emocionalmente buenas o malas que hemos tenido con los seres que nos han rodeado, sobre todo aquellos pertenecientes a nuestra infancia.

Haberse sentido querido y aceptado contribuirá a tener una buena imagen corporal y esta buena imagen será bastante independiente de la realidad objetiva del cuerpo. La imagen corporal pertenece mucho más al territorio subjetivo que al objetivo.

Es cierto que hay personas que pueden estar descontentas con su nariz, con su abdomen o con cualquier otra parte de su cuerpo pero si el descontento proviene de esa imagen corporal subjetivamente construida ¿puede el bisturí aliviarlo? Si un individuo inseguro y descontento con su imagen corporal comete el error de intentar solucionar su problema a través de métodos únicamente quirúrgicos es posible que la operación le permita, al menos de forma temporal, descargar la tensión interna que la insatisfacción y el descontento le ocasiona.

Sin embargo, la tensión, se volverá a acumular y reaparecerá ya que el origen psicológico del problema no fue ni entendido ni atendido. El espejo en el que tanto intentan encontrar un relejo satisfactoria se convertirá en una superficie reflectante maldita que les devolverá una auto-percepción distorsionada alimentada por sus propias inseguridades

Los cirujanos conocen estos casos; suelen ser pacientes que descontentos con los resultados obtenidos acuden a la consulta con un sinfín de quejas o solicitando una nueva intervención quirúrgica.

Las soluciones quirúrgicas son beneficiosas siempre y cuando no se deje de subestimar el papel que la subjetividad juega en la imagen que el espejo nos devuelve.

0 comentarios

Nuestra percepción subjetiva esta impregnada por nuestra historia personal, en especial nuestra formación temprana donde ocurren los grandes daños. Si pasamos con éxito el proceso de individuación, será posible encontrar la verdadera belleza de nuestro ser. La belleza es inherente al ser humano, no es cultural como muchos lo creen. El reto es descubrirnos. Pues quien se afana obtener la aprobación de otros es un desesperado.

Felicidades….buen website.

Estimado Abraham,

En la temparana edad dependemos del otro para bien o para mal. Como bien dices,es el escenario propicio para causar daños pero también lo es para fundar bases sólidas sobre las cuales construir la subjetividad.

Agradezco tus interesantes reflexiones

Si la imagen que refleja el espejo sobre nuestro cuerpo, no nos agrada, hay varias formas de que se vea agradable. Hay que disimular nuestra tristeza ocasionada por una mastectomía, con los brassieres especiales que hace que nuestros senos vuelvan a aparecer (la procesión se lleva por dentro). Nosotros mismos debemos darnos ánimo, en querer y poder seguir luciendo bien.

Estimada Claudina,

Cuando nuestra imagen corporal se ha visto tocada muy de cerca, como puede ser después de una mastectomía afectan, sin lugar a duda, nuestra imagen corporal. Toda solución estética que ayude a recobran el equilibrio de la imagen corporal son importantes para sentirnos mejor.

Un saludo

Dejar una respuesta


veinte − 2 =