¿Psicoterapia o psicoanálisis?

Muchas personas no saben si acudir a un psicoterapeuta o a un psicoanalista. El psicoanálisis y la psicoterapia psicoanalítica tienen más cosas que las asemejan que cosas que las diferencian.

Tanto el psicoanálisis como uno de sus derivados, la psicoterapia psicoanalítica, son en opinión de Carolina Avarez Sicilia, los métodos que mejor abordan la complejidad de la mente humana. Son métodos respetuosos basados en una escucha atenta por parte del profesional quien conduce a la persona a que encuentre su verdad. Ambos buscan aliviar el malestar que aqueja a una persona y quitar los obstáculos que le impiden conducir su vida con libertad o desplegar al máximo su potencialidad.

Sin embargo, no deja de ser interesante delimitar qué diferencia el psicoanálisis de la psicoterapia psicoanalítica. El psicoanálisis permite alcanzar un autoconocimiento profundo que aumenta las probabilidades de curación. Es, sin duda alguna, una aventura adentrarse dentro de la propia mente, explorarla y descubrir sus contenidos. La mente tiene su propio ritmo y también toda una serie de obstáculos que dificultan llegar a conocerla. Por eso para psicoanalizarse el paciente debe desear curarse. El deseo será el motor que impulsará todo el proceso psicoanalítico.

Si bien hemos hablado hasta aquí del psicoanálisis, la psicoterapia psicoanalítica no debe ser subestimada. Es un tratamiento adecuado para personas que desean resolver problemas puntuales sin adentrarse a indagar los contenidos más profundos e inaccesibles de la mente. Durante una terapia de este tipo se focalizan aquellos contenidos mentales que están más cercanamente relacionados con las dificultades por las cuales consulta el paciente.

Algunos pacientes que inician una psicoterapia deciden, por el interés que despierta el proceso mismo de exploración de su mundo interno, psicoanalizarse, otros, en cambio continúan el tratamiento psicoterapéutico con mucha satisfacción. La elección entre uno y otro dependerá del paciente siendo la tarea del profesional la de conducir con respeto y ética a la persona por el camino que ella misma escoja.

Muchas personas cometen el error de asociar el psicoanálisis única y exclusivamente a Freud. Freud recorrió los primeros caminos. Formuló ideas innovadores que aún están vigentes pero igualmente enunció postulados que han sido objeto de acertadas críticas. El psicoanálisis está vivo y crece con las aportaciones que actualmente hacen psicoanalistas de todas partes del mundo. Por eso es tan apasionante trabajar en un campo en el que aún quedan muchas sendas vírgenes por explorar.

Si bien existen muchas corrientes de pensamiento dentro del psicoanálisis, ella considera un error intentar enmarcar su quehacer dentro de una única forma de pensamiento. Cada escuela tiene sus aciertos y sus errores y por esta razón Carolina Alvarez Sicilia utiliza los métodos que en su experiencia clínica de más de 20 años han probado ser los más terapéuticos.

En su opinión el psicoanálisis o la terapia psicoanalítica son métodos terapéuticos de un valor inestimable para ayudar a las personas que tienen comportamientos o sentimientos que los perturban de forma persistente o que los incapacitan para trabajar y amar al máximo de su potencial.

Para personas que están deprimidas o ansiosas frecuentemente, para los que no pueden cambiar pautas de conductas repetitivas que les hacen infelices, para aquellos que están crónicamente insatisfechos con su trabajo, con sus relaciones amorosas o con sus relaciones personales, el psicoanálisis o sus derivados son herramientas terapeutas eficaces para encontrar un profundo alivio que perdure en el tiempo. Hay personas con problemas de otra naturaleza, tales como sentimientos de insatisfacción o vacío inexplicables que también pueden beneficiarse notablemente de estas terapias.

En el transcurso de un tratamiento el paciente será conducido por el profesional a ahondar en los sectores de su mente que dan sostén a su padecer. Esta conducción la hará desde una ética que respete la singularidad de ese ser humano. Debido a esta ética que rige el proceder de un psicoanalista se puede afirmar que:

“No hay ningún otro método terapéutico que respete tanto la singularidad humana como el psicoanálisis y sus derivados”

A medida que avanza el tratamiento la persona progresivamente conoce las causas subyacentes de sus problemas de una forma no simplemente intelectual, sino emocional. Después de un trabajo psicoanalítico la persona obtendrá cambios profundos y duraderos que le ayudarán a desarrollar al máximo sus capacidades.

Un niño inseguro. Cómo criar un hijo inseguro en 5 fáciles pasos

Niños inseguros. Cómo criar hijos inseguros en 5 fáciles pasos Esta guía presenta 5 fáciles pasos para hacer de su hijo …

Talibanes amenazados por una niña llamada Malala

Malala es una joven que de niña pedía se le dejase continuar yendo a la escuela.  La fuerza de su deseo era tal que continuó …

¿Abortar es igual a matar? Reflexiones de un psicólogo

No creo que las mujeres decidan abortar alegremente. No creo que ninguna mujer que se ha practicado un aborto salga de la …