Psicoanalitica.com

Las violaciones como armas de guerra

En las guerras es frecuente que los soldados violen de forma masiva a las mujeres del bando contrario. Las violaciones masivas a mujeres en tiempos de guerra no son en absoluto novedosas. Desde siempre han formado parte de arsenal destructivo usado para doblegar al enemigo.

El efecto destructivo de estas violaciones es inconmensurable. En primer lugar, la intrusión violenta dentro del terreno más íntimo y privado de una mujer deja secuelas físicas y psicológicas que serán muy difíciles de superar. En segundo lugar, las violaciones masivas no sólo degradan a la mujer sino que también degradan al hombre. Durante los conflictos bélicos los cuerpos de las mujeres son utilizados por los hombres como escenario para humillar al rival.

Una vez realizado el acto de humillación esa mujer es condenada al ostracismo ya que muchas veces estas deben convivir con el desprecio que despiertan en su propio entorno. Esto causa un efecto corrosivo que destruye el tejido social en el que ellas habitan ya que al ser relegadas no pueden sostener gran parte de las actividades comunitarias que sobre ellas recaen.

En el Día Internacional de la Lucha contra la Violencia de Género es imposible olvidar que aún existe esta táctica deliberada, planificada y perversa que deja a tantas mujeres en un estado de absoluta indefensión.

Salir de la versión móvil