Los humanos siempre han necesitado un espacio protegido en el que vivir. Las cuevas son el testimonio de esta necesidad. Desde el inicio de la humanidad el hombre las utilizó como refugio. ¿Por qué es tan urgente esta necesidad de encontrar refugio y protección? La respuesta la encontramos en el mundo animal. Los animales nacen con una dotación instintiva que guía toda su existencia y que le otorgan autonomía tempranamente. El ser humano, por el contrario, depende, desde el inicio de su vida y durante su infancia de alguien que lo cuide, proteja y asista. Cuando el cuidador falla (como ocurre invariablemente ya que el cuidador jamás puede responder perfectamente a todas las necesidades del infante) el niño o niña se sentirá desvalido y desamparado.

El desamparo, como vivencia inaugural de la vida humana, nos acompañará siempre. Por eso es tan necesario para todos contar con personas que nos apoyen y nos protejan, con lugares como el hogar que nos brinden abrigo, protección y con instituciones gubernamentales que estén allí para auxiliarnos y socorrernos en momentos en los que la vida nos coloca en situación de orfandad.

El gobierno está actuando de forma despiadada, inclemente e inhumana cuando no pone freno al aberrante poder del imperio financiero. No es un piso lo que pierden los desahuciados sino ese lugar que persistentemente necesitamos para proteger nuestra vulnerable naturaleza humana.

¿Es tan difícil tener un poco de compasión? ¿Es tan difícil entender que un ser humano arrojado al desamparo no vea otra opción que acabar con su vida? No creo que haya que ser psicólogo o psicoanalista para entender esto.

No me gusta blasfemar contra los que pudiendo hacer algo para impedir esta catástrofe no lo hagan. Sin embargo, espero que recuerden que todos los que vivimos en este país, no importa si vivimos en una gran ciudad como Madrid o en un pequeño pueblo, todos sabemos quiénes son y no lo olvidaremos.

3 respuestas a“¿Ejecutar desahucios o ejecutar personas?”

  1. El desahucio no es una pérdida vital aislada, sino que suele ser la última de una avalancha cuando el desgaste personal se hace insuperable a solas: Empieza por la pérdida de un trabajo, un apoyo social, familiar, unos ahorros ‘preferentes’, un sistema traidor que niega ayuda…..

    • Estimada Lectora:

      Estupenda reflexión. Es cierto que el desahucio es una pérdida que va precedida de muchas otras. Es un lento y doloroso proceso en el que el sujeto se ve más y más expuesto al desamparo de, y aquí te cito: “un sistema traidor que niega ayuda”

      Gracias

Responda